Bolillo duro

18 septiembre, 2020

En este caso un baguette. El otro día compre una baguette para comernos un rico chile en nogada de los que hace mi mamá, así que sobro una barra de pan, después de 5 días claro que estaba como piedra pero al 90% de nueva era una lástima tirarla a la basura, así que quise experimentar lo que había oído alguna vez sobre rescatar el pan, al fin su destino era más probable la basura así que no había nada que perder.

Así que saqué un refractario lo dividí en dos partes lo sumergí en una taza de agua. Previamente, al no tener horno de gas ni horno eléctrico se me ocurrió ponerlo en una plancha eléctrica con tapa, lo pre-calenté a estilo de horno a temperatura máxima por 5 minutos, metí el pan y lo voltee a los 5 minutos con unas pinzas por que estaba hirviendo por el vapor.

La costra del pan era un poco más dorada ahora; pero el interior del mismo suave y como nuevo, pareciera que lo acabaran de sacar del horno de la panadería. Valió la pena hacer el experimento. Supongo en un horno de verdad quedará mucho mejor.

Eso si las orillas quedaron muy aguadas, por las que las corte y retiré. Pero misión cumplida pudimos rescatar ese pan.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Nota sobre la Image:
Imagen de jacqueline macou en Pixabay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.